Buscar

UNA PERSONA CON CARÁCTER GENERA GRANDES FRUTOS.

Mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad. (Santiago 1:19)

Cuantas veces nos hemos encontrado con personas explosivas, sin dominio de sus emociones, con tendencias agresivas, que no aguantan que los contradigan y entran rápidamente en conflicto; o quizás tú te sientes identificado con estas características, bueno, erróneamente se puede llegar a pensar que ese tipo de personas poseen un carácter fuerte, sin embargo, estamos hablando de todo lo contrario.

Entendamos bien algo, las personas que «tienen carácter», lejos de lo que pueda parecer, son personas asertivas, cuentan con unos límites bien definidos en los cuales se protegen contra la manipulación, y el daño voluntario que otras personas puedan intentar infligir en ellas. Tener carácter lejos está de ser alguien agresivo, de ser alguien que busca intimidar con su voz, su comportamiento o con sus argumentos absolutos.


"Tener carácter implica ser una persona íntegra, con dominio propio, que respeta y se hace respetar. Que no se doblega ante el otro por miedo, pero que tampoco tienen reparo en reconocer dudas cuando estás le asaltan: sabe reconocer cuando ha cometido un error y no teme a disculparse."


El carácter es un componente aprendido de la personalidad. Aparece como consecuencia de las experiencias que vivimos, de la sociedad y el lugar en donde nos desarrollamos, es decir, se deriva de la interacción social, por lo cual es una característica autogobernable, y dependerá de la voluntad y de la capacidad de dominio propio de cada persona para corregirlo y fortalecerlo.


Sino te agrada tu carácter, ya sea porque tiendes a ser muy agresivo, muy despreocupado o demasiado pasivo, aplica estos simples consejos que pueden ayudarte a controlar tus emociones y a tener mejores resultados:


1.- Cimienta tu vida en los principios y valores:

Dirigir tu vida en los principios y valores correctos, es parte fundamental para el cambio, los principios y valores bíblicos son una plataforma fuerte, que te ayudaran a recorrer el camino con más facilidad; ya que veras claramente la diferencia de lo que es bueno y de lo que no. Llevar una vida bien dirigida le permitirá a Dios realizar grandes planes contigo y te podrá utilizar como instrumento de bendición para otros.



2. Identifica cuando es mejor callar:

Al tener un conflicto, no te dejes llevar la impulsividad del enojo, es fácil decir algo de lo que más tarde te arrepentirás. Tómate unos momentos para ordenar tus pensamientos antes de decir cualquier cosa, y permite que el resto de las personas implicadas en la situación hagan lo mismo.


3. Una vez te hayas calmado, expresa tu enfado:

Apenas empieces a pensar con claridad, expresa tu frustración de manera firme, pero sin confrontaciones. Explica cuáles son tus preocupaciones y necesidades de manera clara y directa, sin herir a los demás ni intentar controlarlos.



4.- Que tu sí, sea sí y que tu no, sea no.

Es necesario saber establecer límites claros y no ceder ante manipulaciones y chantajes emocionales. Cuanta más asertividad tengamos, mayor será la seguridad que tenemos en nosotros mismos, y más respeto y credibilidad generaremos ante los demás.



5. Ora para que el Espíritu de Dios te de consuelo, exhortación y consejo:

Cuando tu carácter salga a flote, pon a trabajar tu capacidad de relajación. Practica ejercicios de respiración profunda y dedícale un tiempo a la oración y a la adoración. Pide a Dios que te muestre en su palabra la respuesta correcta y el autodominio, Él es el único que conoce tu corazón y su voluntad es buena, agradable y perfecta.



6. No pienses tanto en el problemas como en las soluciones:

En lugar de centrarte en lo que te enfadó, esfuérzate en buscarle una solución, en cuanto te sientas tranquila, con la mente despejada, hayas buscando consejería en la palabra, e incluso puede que hayas platicado con una persona crecida en el Señor, analiza cual es la mejor solución para el problema que estás presentando. Recuerda que el enfado no arreglará nada y podría empeorar la situación.


7. Siempre habla en primera persona y di “yo”

Para evitar que tus palabras suenen como critica o juicios, habla en primera persona cuando expliques el problema. Sé respetuoso y específico. Por ejemplo, di: "yo estoy enfadado porque te levantaste de la mesa sin ofrecerte a ayudar con los platos", en lugar de decir "Tú nunca haces nada en la casa".


8. No guardes resentimiento

El perdón es algo muy poderoso. Si dejas que la ira u otros sentimientos negativos desplacen a los positivos, puedes verte absorbido por tu propia amargura o por una sensación de injusticia. Pero si puedes perdonar a quien te hizo enfadar, quizás ambos aprendan algo de la situación. No puedes esperar que todo el mundo reaccione o piense exactamente como tú quieres.



9. Genera hábitos sanos:

La actividad física puede ayudarte a reducir el estrés y controlar la irritabilidad. Si sientes que alguna situación te molesta demasiado, sal a dar una caminata enérgica, a correr, o ponte a practicar cualquier otra actividad física que disfrutes, para convertir ese enojo en energía.


10-. Recuerda que la Meta de Dios es desarrollar tu carácter

"El objetivo final de Dios para tu vida en la tierra no es la comodidad; sino el desarrollo del carácter. Él quiere que crezcas espiritualmente y que llegues a ser como Cristo. El ser como Cristo no significa perder tu personalidad o convertirte en un “clon” (una imitación) sin una mente propia.

Dios te ha creado como un ser único, y en definitiva Él no quiere destruir esto. Para ser semejante a Cristo es asunto de transformar tu carácter no tu personalidad". (Rick Warren )


Las personas con carácter fortalecido lograran grandes cosas, te permite mantenerte en pie y con la frente en alto, siendo una persona que puede generar grandes frutos para tu beneficio y el de otras personas.

Ánimo mi querida Wia, ponte a prueba y haz un análisis exhaustivo de que tipo de actitudes representan más a tu carácter, ¿ganan más las cosas positivas o las negativas?.

Ponte en Acción y modifica las malas conductas para que seas generadora de grandes cosechas.

¡SI SE PUEDE!


6 vistas

© 2023 Este sitio es propiedad de wia.com.mx