Buscar

¿TE SIENTES INCAPAZ DE LLEVAR UNA DIETA SALUDABLE? Entonces recuerda esto:

Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia; Efesios 5:29

Algunos acontecimientos y celebraciones traen consigo deliciosas comidas, postres y antojitos que muchas veces nos hacen sufrir más que disfrutar, y es que, cuando te estas esforzando por llevar una dieta u optas por comer saludablemente, necesitamos mucha fuerza de voluntad y autocontrol para no caer ante la tentación del primer pastelito que se nos cruce por el camino.


Llevar una dieta equilibrada es de vital importancia para mantener nuestro peso bajo control y gozar de un mejor nivel de salud, sin embargo, cuando comer sano no se nos ha inculcado desde pequeñas, es un poquito más difícil o tardamos más en darnos cuenta que, lo que comemos muchas veces es la causa de muchos de nuestros malestares físicos. Cuando estamos convencidas de que queremos cambiarnos el chip y ayudar a nuestro organismo a que deje de trabajar a marcha forzada luchando con toda la comida chatarra que le metemos, lo primero que necesitaremos es, crear hábitos que nos ayuden con este nuevo estilo, no es una tarea fácil pero tampoco imposible, así que aquí te compartimos estos consejos para que no te canses de mantener este nuevo ritmo en tu salud.


1. Crea un ritmo en el consumo de tus comidas

Seguir un horario para el consumo de los alimentos impedirá que te sientas ansioso o agobiado mientras sigues la dieta. Con ello, vas educando a tu organismo a seguir este ritmo y estás creando hábitos de salud alimentaria.

Un ejemplo es desayunar a las 9:00 a.m.

Almorzar al medio día

Comer a las 4:00 p.m.

Cenar a las 7:00 p.m.

Tu puedes optar por el horario que te convenga más, lo importante es respetarlo.


2. No te limites en ocasiones especiales

No te prives de comer un buen plato de comida ni te limites de probar algún bocado o dulce. 

Simplemente, trata de no hacerlo en exceso y de comer más ligero al día siguiente.

Consumir de forma moderada algún alimento “prohibido” por la dieta no te hará ganar peso rápidamenteLa clave está en que le busques un equilibrio.



3. Consume suficiente agua

El agua es la bebida indicada para acompañar las dietas. Puedes consumirla entre comidas o cuando sientas hambre. ¿Sabías que en muchos casos la sensación de hambre suele estar relacionada con la falta de hidratación de tu organismo? es decir que confundes tener hambre con tener sed. Beber suficiente agua te permitirá: 1.- que no sientas tanta hambre o ansiedad; 2.- tener un organismo bien hidratado y 3.- contribuye a la quema de calorías necesaria para el cuerpo.



4. Ejercítate

Siempre es importante acompañar la sana alimentación con una buena dosis de ejercicio físico diario. se recomienda hacer de 3 a 5 veces por semana una rutina de entre 10 a 30 minutos de actividad física moderada, esta debe estar adaptada a tus necesidades y ritmos individuales.

Puedes empezar a trotar o caminar con paso ágil una distancia media, eso te ayudará a mantenerte activo y contribuirá, a mejorar tu estado de ánimo.



5. Duerme lo suficiente

La falta de descanso puede retrasar el éxito de una dieta. Por tanto, se recomienda tener hábitos saludables de sueño. ¿Has notado que cuando te desvelas te despierta el hambre? en esas situaciones, es muy fácil ceder ante el deseo de comer. Por otra parte, se ha demostrado que el sueño, la depresión o el estrés, son factores que influyen en la regulación del peso corporal.



6. No te enfoques solo en bajar de peso

No centres toda tu atención en los números de la báscula o en la talla de tu ropa, enfocarte solo en el peso, te llevará a experimentar ansiedad y desesperación por ver resultados inmediatos y al no hacerlo puedes desanimarte y volver a comer como antes lo hacías, estos sentimientos, muy probablemente te llevarán a rendirte y cancelarla. Primero que nada, recuerda que una verdadera dieta debe crear un estilo de vida saludable, y que antes de ver cambios externos, tu cuerpo se está encargando de utilizar la grasa acumulada dentro, para después empezar a ver cambios físicos, todo ello, en su conjunto, hace que los beneficios para la salud sean duraderos.



7.- Automotívate

Opta por echarte una mano a ti mismo con el cumplimiento de tu dieta.  Para ello, puedes leer libros o ver vídeos que fomenten el cuidado del bienestar corporal por medio de dietas saludables, nunca olvidando que no todas las dietas son buenas, deberás buscar a un especialista para que te recomiende una dieta equilibrada que se adapte a tus necesidades.

También, podrías buscar testimonios de personas que ya hayan logrado llegar a su peso deseado, ellos serán una muestra de que por más obstáculos que te pongas ¡cuando se quiere se puede!. Dentro de lo posible busca rodéate de personas que también sigan un estilo de vida saludable que te puedan enseñar consejos nuevos y que puedan motivarse unos a otros.



Lo más importante mi querida WIA, nunca olvides que no se trata de dejar de comer, solo tienes que controlar cuándo hacerlo y claro, cuidar lo que comes. Optar siempre por preguntarte si el alimento que estas a punto de comer es la mejor opción, si es lo más sano y si te puede aportar los beneficios que tu cuerpo necesita.

¡Decídete a cambiar tu estilo de vida! No solo te verás mejor, sino que te sentirás una persona más saludable. ¡Vale la pena!.

23 vistas

© 2023 Este sitio es propiedad de wia.com.mx