Buscar

LAS MENTIRAS TIENEN FECHA DE CADUCIDAD.

"nadie tiene una memoria tan grande como para ser un buen mentiroso".

Empecemos por analizar que significa la palabra MENTIRA:

*La mentira, se define como la afirmación que una persona hace consciente de algo que no es verdad.

*La mentira es faltar a la verdad, es ser deshonesto, es decir lo que no se piensa, es expresar sentimientos que no se tienen, es crear vanas ilusiones, es ofrecer impresiones falsas, es ser infiel a nosotros mismos y a nuestros allegados, es temer a las consecuencias de la sinceridad, es engañar y, sobre todo, fallar a la confianza que el otro ha depositado en nosotros.


La mayoría de las personas, estamos consientes que existen los valores universales como el respeto, la honestidad, la confianza, la gratitud etc. los cuales nos hacen tener una convivencia y relaciones sanas, ya sean interpersonales o sociales, sin embargo, es muy sencillo caer en los antivalores, que claramente se refieren a lo opuesto. En este caso la mentira es el antivalor de la honestidad; mientras la verdad crea relaciones fuertes, basadas en la confianza y el respeto, la mentira fomenta la desconfianza, el clima incomodo de la constante sospecha y la duda.

Las razones por las cuales las personas llegamos a mentir son múltiples: por obtener un beneficio, para no aceptar una responsabilidad, para eludir una tarea, para no asumir una verdad, entre muchas otras razones. No obstante, el problema moral de la mentira es que los logros que se consiguen a través de ella se sustentan sobre bases falsas, sin cimientos sólidos. En este sentido, las mentiras crean espejismos e ilusiones, y suponen una forma de negación de nosotros mismos, de nuestra verdad y de quiénes somos en realidad.


Es muy probable que todos hemos mentido alguna vez en nuestra vida, tal vez en situaciones muy simples o en las llamadas "mentiras piadosas": -Dile que no estoy (cuando te escondes) -No llegué porque chocó el camión (cuando te quedaste dormido) -No puedo, tengo algo muy importante que hacer ese día (cuando realmente no quieres ir). Estas son solo algunas de muchas afirmaciones que hacemos de manera consiente, y que aunque aparentemente suelen calmar nuestra conciencia momentáneamente y no tienen mayores consecuencias o no afectan a terceros, siempre corremos el riesgo de ir escalando niveles, de pasar del "no pasa nada" al "¿y ahora como salgo de esto?". Caer en la mentira es muy sencillo pero conforme dejamos que esto vaya creciendo, se vuelve cada vez mas grande y es mas complicado salir de ella.


Recordemos que la mentira va ligada al pecado: “El comienzo del pecado y de la caída del hombre fue una mentira del tentador que indujo a dudar de la palabra de Dios, de su benevolencia y de su fidelidad (215).

Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma. (1) Los ojos altivos, (2) la lengua mentirosa, (3) las manos derramadoras de sangre inocente, (4) el corazón que maquina pensamientos inicuos, (5) los pies presurosos para correr al mal, (6) el testigo falso que habla mentiras, y (7) el que siembra discordia entre hermanos: Como podemos ver los números dos y seis, tienen que ver con la mentira, como comportamiento repudiado por el Padre.


Así que mi querida WIA "Mujer en Acción" antes de excusarte y decir una mentira, pregúntate : ¿como estoy actuando ante los ojos de Dios? ¿Cómo quiero ser recordada cuando las personas hablen de mi? ¿Quiero un corazón tranquilo o quiero siempre estar nerviosa recordando la mentira que dije para no caer en contradicciones? Recuerda que la mentira, el engaño y la manipulación tienen fecha de caducidad, al final todo se descubre y la confianza muere para siempre.

72 vistas

© 2023 Este sitio es propiedad de wia.com.mx