Buscar

Dios quiere que las naciones lo alaben cantando 🎼

Hacia ti extiendo las manos; me haces falta, como el agua a la tierra seca. (Salmos 143:6)

¿TE HAS PUESTO A PENSAR, QUE DIOS AMA LA MÚSICA?

Y es que solo basta contemplar y prestar oído a su creación para saberlo, el sonido de la naturaleza es la una de las cosas más fascinantes que podemos percibir, el canto de las aves, el sonido del mar, del viento, de las hojas secas, de la lluvia, del trueno...; toda su creación esta llena de sonidos tan extraordinarios que te llevan a sensaciones de paz, o te impactan con su gran fuerza y potencia, sin embargo, fue al hombre al que Dios le otorgo una capacidad sorprendente de producir música y de crear música. ¿Sabias que la voz humana es el instrumento musical más versátil que existe?. Alguien dijo al respecto “que Dios ha organizado maravillosamente la voz humana hasta el punto que, en la garganta y los pulmones hay catorce músculos directos que pueden emitir hasta dieciséis mil sonidos diferentes, y además hay otros treinta indirectos, los cuales se ha calculado que pueden emitir más de ciento setenta y tres millones de sonidos”. 😲😲


Ahora reflexiones un poco sobre como podemos usar toda esa capacidad para agradar a Dios con la alabanza y la adoración:


¿Que es la alabanza?

Dios nos dio la capacidad de cantar porque quiere escucharnos hacerlo, se deleita escuchando a su pueblo alabarlo por medio del canto, de hecho, lo único que nosotros le podemos regalar a Dios es nuestra alabanza y adoración, pero ¿que es realmente alabar? es sentir con el alma y el corazón, es proclamar, exaltar, agradecer a Dios por su gloria, es relacionarnos con Él en una dimensión más plena, sintiendo la llenura de su Espíritu, declarando las grandes y poderosas que son sus obras.


Él no solo creo la música, sino que se revela a Sí mismo en Su Palabra como un Ser que expresa sus emociones, cantando.

"Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos”. Otra traducción puede ser: “… se regocijará por ti con cantos de júbilo”. (Sofonías 3:17)

Al igual que Él, nosotros como su creación, debemos expresar nuestros sentimientos religiosos a través del canto, ya que es éste, el vehículo a través del cual podemos manifestar una dimensión de ese amor y confianza, que difícilmente puede ser expresado con la misma intensidad a través de la palabra, es difícil definir ese sentimiento embriagante que te envuelve cuando entras en profunda alabanza al Señor, simplemente es algo maravillosamente inexplicable. ¿lo has sentido?.

Dios se conecta en medio de la alabanza con su pueblo y mueve su grandeza y poder, cuando nosotros reconocemos sus atributos:

- Dios es bondadoso - Dios es misericordioso - Dios es omnipotente - Dios es omnisciente - Dios es sanador - Dios es libertador - Dios es cambio


Cuando alabamos a Dios encontramos su favor, de tal manera que Él dice: mi hijo no deja de alabarme. También hacemos guerra espiritual como soldados de Jesús ya que Satanás quiere ser alabado y por eso quiere la alabanza que le pertenece al Señor.


Nuestras peticiones son contestadas cuando alabamos a Dios (Salmos 37:4)

ahora veamos:

¿Que es la adoración?

Por otra parte, adorar es más que expresar nuestro agradecimiento a Dios. El acto de adoración puede llevarse a cabo de forma totalmente privada, es na actitud sincera de humildad, reverencia y honra a Dios, llena de amor muy profundo o admiración extrema.

Es “postrarse delante” o “arrodillarse delante”. La adoración es un actitud del espíritu.

Es un encuentro profundo con el Señor, con su Espíritu. A través de ella puedes encontrar a Dios, sentir su abrazo y sobre todo descansar en su presencia, le estas diciendo que sin su presencia no eres nada, que Él es más grande que cualquier cosa. La adoración viene de lo más profundo de nuestro corazón.

La adoración puede manifestarse de distintas maneras, algunas tan sutiles como el simple hecho de dar gracias a Dios por un nuevo día o hacer una pequeña oración antes de dormir.

Cuando la adoración es sincera y humilde se vuelve algo mas que cantar, es la esencia fundamental para reconocer el señorío de Dios creando una atmósfera espiritual reconfortante.

Juan 4:23-24 (RVR1960)

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Este versículo nos habla que no solo le adoremos con palabras o con cantos sino con toda nuestra vida, con toda nuestra alma y con todo nuestro espíritu. Dios trae su gloria cuando hay una adoración profunda y genuina.


Alabar es como construir una casa para Dios,

adorar es Dios mudándose a la casa.



Alabar y adorar a Dios va conectado, la única diferencia es que en la adoración entregas todo y la alabanza puede ser un medio por el cual puedes adorarle.


Te invito a que pongas en practica y vuelvas un hábito el alabar y adorar al Señor tu Dios, teniendo siempre una actitud de fe, reconocerlo como lo más importante en tu ser y dejarlo entrar a tomar posesión de la casa que has construido para el.

38 vistas

© 2023 Este sitio es propiedad de wia.com.mx